y
DESCARGA NUESTRA APPAHORA PUEDES DESCARGAR NUESTRA NUEVA APP

Historia

El 25 de julio de 1536, de la mano del conquistador español Sebastián de Belalcázar, nació Santiago de Caly (Cali).

Su primer nombre, Santiago, se le dio según algunos en honor al apóstol Santiago pues ese día se celebraba su fiesta en España.

Sobre su segundo nombre, Caly (Cali), es poco lo que se sabe; algunos expertos consideran que se debe a su ubicación en el Valle del Río Lili, mientras que para otros es producto de la voz que trajeron los conquistadores desde Ecuador o que se tomó de un Cacique que llevaba el mismo nombre. 

Cuenta la tradición que luego de la ceremonia de fundación, se celebró la primera misa en el lugar que hoy ocupan el Convento y la Iglesia de La Merced. Así, se instituyó el cabildo que tuvo como primer alcalde a don Pedro de Ayala y regidor a don Antón Redondo.

Muy pronto la fundación de Santiago de Cali llegó a oídos de Francisco Pizarro, pues estaba establecido que todo lo que se conquistara en el sur de Colombia quedaría sometido a la jurisdicción del Perú. Fue así como Pizarro se encargó de fijar los linderos de la nueva provincia.

Tres años más tarde Caly (Cali) se traslado al pie de la Colina de San Antonio, mirador que ha sido desde siempre testigo silencioso de su vertiginoso crecimiento.

Por Real Cédula de 17 de junio de 1559 se concedió a Cali escudo de armas. “Que dentro de él tenga siete mogotes de color tierra, que el del medio sea más alto y a la mano derecha de la parte de abajo esté una ciudad de oro entre dos ríos y árboles verdes, y en lo bajo de dicho escudo esté en un puerto de mar con una nao surta a la boca del río que sale de dicho mogote y entra a la mar, y otras naos el dicho río arriba con unas canoas con sus remos en unas aguas azules y blancas”. El 20 de agosto de ese mismo año Cali recibió el título de “Muy noble y muy leal ciudad”.

Pese a haber sido fundada en 1536, el progreso de Santiago de Cali se ha visto con mayor ímpetu desde principios del XX. En ésta época, se dice que la ciudad contaba con cerca de 20 mil habitantes cuando era entonces la capital de un municipio del Departamento del Cauca.

Entonces, Cali contaba con dos zonas urbanas: el empedrado o altonazo que comprendía la parte alta de la ciudad (los barrios La Merced y San Antonio), y el bayano o parte baja en donde estaba el barrio o Parroquia de San Nicolás.

La ciudad ya se perfilaba como centro de comercio; su actividad principal era la ganadería y además surtía de víveres a poblaciones del Chocó y minas de oro del Pacífico. Desde entonces era un semillero de industrialización.

Para comunicarse con otras poblaciones al norte y occidente, los caleños de la época contaban con dos puentes. El Puente Ortiz en la Calle 12 y el Paso de La Torre para visitar las poblaciones de Yumbo, Vijes, Yotoco, Roldadillo y de allí a Cartago, Toro y Ansermanuevo a través del Río Cauca. Luego, en el occidente, fue construido el Puente de Santa Rosa. El camino al mar fue terminado sólo hasta el 1º de enero de 1915.